Los socialistas del PSC responsables del auge de ERC

por Administrador

“Reunidos bajo el objetivo común de lucha (…) por el derecho de los catalanes a nuestra nacionalidad para el uso de nuestras instituciones de gobierno y por el derecho de autodeterminación de todos los pueblos (…) Un partido que defina su lucha socialista como la implantación de una democracia política, económica y social, basada en la realidad catalana. (…) Un partido por tanto, arraigado en la realidad nacional catalana.”

Es habitual que entre los sectores próximos al PP y a C’s se culpe al PSC del auge del independentismo en Catalunya, sin que mencionen las hostilidades de los dirigentes del PP durante la última legislatura de Felipe González y sobre todo durante la mayoría absoluta de Aznar, periodo en el que ERC pasó de los 12 escaños obtenidos en las elecciones autonómicas de 1999 a los 23 obtenidos en 2003.

“Para mí el caso más terrible, y en Catalunya ha sido nefasto, es el caso del partido socialista. Yo he sido votante socialista desde las primeras elecciones que se hicieron en España, hasta que el partido socialista se me pasó a la derecha y de repente se me convirtió en una especie de convergencia disimulada.” (Féix de Azúa)

“Convergencia es el partido nacionalista par exellence, antes de que apareciera ERC como una posibilidad real gracias a los socialistas.” (Féix de Azúa)

“ERC logró su principal objetivo: embarcar a socialistas y convergentes en la aprobación del nuevo estatuto. De esta manera, sabiendo que la frustración estatutaria generaría victimismo, preparaba el futuro salto hacia la independencia.” (Francesc de Carreras)

Su profundo desprecio al nacionalismo catalán les ha llevado a creerse sus propias falacias. Esto se pudo ver después de la debacle del PSC en las elecciones europeas de 2014, en la discusión mantenida entre varios tertulianos en un programa de radio de RAC1 (martes 27/5/2014):

“El PSC actual esta sufriendo los errores de estrategia de hace muchos años, como mínimo de hace una década, creo que no ha sabido dar una respuesta catalanista que no tuviera ninguna connotación nacionalista en anteriores direcciones. Creo que la manera que tuvo de articular su política durante los años del tripartito, el proceso estatutario, etc, etc, creo que fue un error de cálculo. El hecho de no ser capaz de articular un discurso catalanista que no tuviera ninguna concomitancia con los nacionalismos, que no quisiera establecer una competencia con los partidos auténticamente nacionalistas, ERC y CIU, creo que fue el auténtico error del PSC y este error lo esta pagando hoy en día. En el resto de España no hay esta realidad en la que se tenga que competir por más nacionalismo por parte de los partidos socialistas y en el resto de Europa es algo poco verosímil que haya partidos socialistas que quieran ser ademas nacionalistas” (Nacho Martín Blanco).

“Desde las primeras elecciones autonómicas de 1980 hasta 1999 el PSC no tiene ninguna opción de gobernar en Catalunya. Cuando en 1998 van a buscar a Pasqual Maragall a Roma, Maragall pone encima de la mesa unas cuantas condiciones para aceptar ser candidato, entre ellas mantener un discurso que fuera continuación del discurso nacionalista de Pujol. Los dirigentes del PSC -Serra, Montilla, Zaragoza- se lo compran, quizá porque no tienen más remedio después de la gran derrota de 1995. Maragall hace un discurso nacionalista y gana las elecciones de 1999 en número de votos pero las pierde en número de escaños y hay una prorroga del pujolismo. En el año 2003 Maragall continua revalidando el proyecto porque los resultados anteriores fueron buenos y gana las elecciones”. (Jose Antich)

“En el año 2003 hay una ponencia parlamentaria en el parlamento de Catalunya, cuando Pujol todavía es presidente, en la que se empieza a hablar del autogobierno en Catalunya. En esa ponencia ERC, ICV y PSC pactan un acuerdo estratégico para intentar hacer un viraje hacia la izquierda del país y también del Estatut, porque se había visto que el Estatut del 79 no solo había sido laminado en términos nacionalistas, como le gustaba quejarse a CIU, sino que era una herramienta que no les permitía profundizar en lo que ellos llamaban los derechos sociales. Es Maragall quien propone un nuevo Estatut, no una simple reforma como proponía Artur Mas. Maragall gana las elecciones con este discurso y aquel Estatut tenía un larguísimo capitulo dedicado a los derechos sociales desarrollado al detalle. Aquel discurso llegaba a lo nacional por la via de lo social. Este era el discurso que tenía el PSC, es después, cuando esto fracasa, cuando España dice que no al ultimo intento de buena fe de buscar un encaje de tipo catalanista no nacionalista (como le gusta decir a algunos) cuando el votante socialista quiere empoderarse, del mismo modo que la clase obrera quiere empoderarse, igual que en toda Europa los pueblos quieren empoderarse. Que ahora se diga que la debacle del socialismo se debe a su apuesta nacionalista es delirante.

Maragall lidera un proyecto que es una alternativa al pujolismo. Recordemos que el PSC en los 80 es el partido de la inmersión lingüística, Pujol se lo compra a la izquierda catalana del PSC y el PSUC. El desarrollo de la autonomía como una nación social se lo compra el nacionalismo conservador al progresista. Maragall entronca con esta tradición y por eso se extiende y logra salir del área metropolitana y ganar en Catalunya.” (Jordi Graupera)

Anuncios