Los nacionalistas falsean el déficit fiscal de Alemania

por Administrador

En febrero de 2012 La Voz de Barcelona publicaba un informe de Convivencia Civica Catalana en el que acusaba al gobierno de CIU de falsear los datos del déficit fiscal alemán y el 13 de marzo de 2012, en Catalunya Radio, el dirigente de C’s Albert Rivera acusaba de mentir a Artur Mas sobre el déficit fiscal alemán diciendo que el lander alemán que más aporta no lo hace sobre el 4% de su PIB sino que lo hace tanto o más que Catalunya al conjunto del Estado español (8%)

Germà Bel, tertuliano habitual de la emisora, afirmó poco después que los datos que manejaba Rivera no eran ciertos y que estaban extraídos de un informe de Convivencia Cívica Catalana que era muy poco riguroso porque no tenía base documental ni bibliográfica. En concreto dijo que en una revista académica de nivel bajo no lo publicarían.

Para aclarar la controversia, el 28 de marzo de 2012 Manel Fuentes invitó a su programa al presidente de CCC Francisco Caja. Durante la entrevista Fuentes puntualizó que lo que decía Bel era que el déficit fiscal no era superior al 4% en los lander alemanes, no que existiera una restricción legal para que esto fuera así. También preguntó a Caja como había calculado las balanzas fiscales alemanas si en Alemania no las calculaban -los datos que manejaba Bel eran de la UE-, a lo que Caja respondió que su estudio se basaba en un informe de un organismo de la Comisión Europea llamado “Dirección General para economía y finanzas” pero no quiso hacer pública la fuente ni mostrar el informe.

Por alusiones, minutos después de la entrevista con Caja, Fuentes contactó con Germà Bel y este dio su punto de vista:

“Esta dirección general –el señor Caja ha sido un poco presuntuoso al presuponer que yo no tenía ninguna competencia lingüística en alemán- es una dirección de la UE que no hace estudios fiscales y, como seguramente sabe todo el mundo, la UE publica sus informes en alemán, inglés y francés. El otro día no sabía si existía el informe, ahora está claro que no existe (…) Lo más evidente es que el señor Caja no sabía de qué hablaba, nos hablaba de una Dirección europea que ellos no citan (en su informe). Este estudio se lo ha pedido gente que piensa muy distinto a mí y no se lo han facilitado sencillamente porque este estudio no existe”.

(..) “Como el señor Caja no escucha habitualmente Catalunya Radio no se ha enterado que ya hace meses, sino años, que en Catalunya Radio sabemos que en Alemania no hay ningún límite de déficit fiscal fijado en las leyes alemanas. Esto es lo que pasa cuando tus fuentes de información son siempre las mismas y no son diversas, que no te enteras de la realidad. Lo que hay son estudios sobre el nivel de transferencias fiscales entre los Estados alemanes y de estos estudios, que son conocidos y son públicos –de hecho hasta se ha publicado la información en los periódicos sin pretender cobrar más que el precio del periódico y además están disponibles en Internet- y que muestran que la transferencia que hace, por ejemplo el Estado de Baviera, es equivalente al 0,7% de su PIB. Esto no significa que su déficit fiscal sea del 0,7%, esto quiere decir que lo que dice el señor Caja es esto, lo que pasa es que él seguramente no lo ha entendido. Estos estudios sobre cuanto dinero ingresado por cada lander alemán va a otros que reciben son muy conocidos. De hecho son los números en los que se han basado los cuatro lander alemanes que aportan más para decir que hay que (revisarlo)…“

Finalmente el 5 de abril de 2012, al inicio de la tertulia habitual de las mañanas de Catalunya Radio, Germà Bel dio a conocer el informe de la UE que Francisco Caja no había querido hacer público y que pudo localizar a partir de la imagen del documento que aparecía en el vídeo de la entrevista a Caja. El informe en cuestión, que esta en inglés y no en alemán, no es un estudio sobre balanzas fiscales ni es un estudio de una Dirección General, sino de una revista de una Dirección General de la UE que publica notas de “gente”. En este caso se trata de un estudio del señor Heinz Jansen que evalúa las transferencias entre lander, pero no las fiscales sino las generales, tal como puede comprobarse en la nota que aparece en la página 3 del informe y que dice que este método no permite calcular que parte de las transferencias son impuestas por el gobierno (fiscales) y que parte es voluntaria (una persona del oeste comprando una propiedad inmobiliaria del este)

“However, the method does not permit a calculation of what part of the transfers is respectively government-imposed or voluntary, e.g. a Westerner investing in Eastern real estate”

“Podemos añadir que en Alemania a principios de los noventa se aprobó un paquete solidario de transferencias fiscales hacia países del Este que fue creciendo hasta 1997 y luego decreció hasta 2009 que se acabará, esto está en este informe pero se trata de un informe sobre transferencias no fiscales, por tanto la recomendación es, consultar con quien sabe, conocer el idioma de lo que se lee y ponerlo a disposición de todos porque la deliberación y la controversia nos hace crecer a todos”

No tiene desperdicio la estocada final del director adjunto de El Periódico Albert Saez:

“Yo creo que en este caso la pluralidad tiene el límite de la racionalidad. Si un individuo dice astracanadas no estoy seguro de que le tengamos que dar voz, porque a veces eres minoritario porque eres ignorante, no porque alguien te persiga. Cuando en la academia un individuo sostiene algo distinto al resto se examina y si dice algo con sentido común se incorpora al debate, si solo es una astracanada ese autor queda fuera del debate. Hay gente que defiende que todo el mundo ha de tener voz, pero creo que solo debe tener voz si se dicen cosas mnimamente razonadas, si solo dice astracanadas podemos convertir el debate público en una charlotada, pero en principio los defensores de los toros lo que defienden es el toreo, no la charlotada”

Durante la negociación del Estatut (año 2005) y la discusión sobre las balanzas fiscales y la financiación autonómica, en Catalunya se habló largo y tendido del principio de ordinalidad alemán y de las limitaciones legales a la solidaridad, pero es una incógnita saber como esto se ha transformado en supuestas restricciones legales al déficit fiscal. En cualquier caso esta es una discusión que no aporta nada al debate y que solo sirve para que los de siempre desvíen la atención sobre lo realmente importante.

No está de más recordar como la propia televisión pública catalana explicaba el 17 de septiembre de 2009, durante las negociaciones de la reforma de la financiación, el funcionamiento del modelo alemán y del sistema de ordinalidad:

“Con la caída del muro y la reunificación alemana se tenían que equilibrar los recursos entre territorios. En un principio, las regiones ricas transferían gran parte de sus recursos a las pobres, pero en 1999 una sentencia puso límites a la solidaridad. Como resultado, los Estados que más recaudan consolidaron su posición y después de la redistribución quedan siempre por encima de la media alemana mientras los lander que ingresan menos incrementan sus recursos después de recibir las compensaciones, pero nunca llegan a la media ni superan a los territorios que han hecho más aportaciones a la solidaridad”

Como muestra el mismo documento, este modelo es el que defendió el consejero de economía de la Generalitat Antoni Castells desde el primer momento y el que los demás miembros del tripartito, ICV y ERC, hicieron suyo, sin mencionar una supuesta limitación legal del 4%. Los partidos que integraban el tripartito mostraban además su preocupación porque este principio de ordinalidad no quedaba fijado legalmente para que se respetara, algo a lo que finalmente tuvieron que renunciar durante las negociaciones de la reforma de la financiación por un error en la redacción del Estatuto, teniendo que conformarse con no quedarse por debajo de la media sin poder evitar que las comunidades más pobres quedaran con una financiación muy superior a las comunidades ricas.

Siendo esto así, resulta bastante grotesco que los de siempre se afanen siempre en coger el rábano por las hojas para desviar la atención del debate y cargar contra los nacionalistas o los soberanistas. Tal es el caso, además de CCC y C’s, del autoproclamado catalanista Joaquim Coll, portavoz de Societat Civil Catalana, en su artículo “La mentira deliberada del 4% alemán“, publicado en El Periodico el 14 de marzo de 2012, en el que aprovechaba para hacerse eco del informe de CCC: “lo que nadie dice es que en Alemania hay Estados, como Hesse, Baden-Wurtemberg y Hamburgo, que tienen un déficit similar o superior al nuestro“.

Sobre la solidaridad entre los lander alemanes es bastante ilustrativo el artículo públicado en El País “Estalla la batalla fiscal en Alemania“, el 30 de Marzo de 2013. Pese a que Baviera dispone de un PIB de 465.500 millones de euros (superior a la suma del PIB de Cataluña, Madrid y el País Vasco juntos con casi cuatro millones menos de habitantes), “el presidente bávaro, Horst Seehofer (CSU), se lamenta de haber transferido poco menos de 4.000 millones de euros en 2012, “casi el 10% del presupuesto” del land. (…) El año pasado, los fondos de cohesión transfirieron un total de 7.900 millones de euros. La mitad salieron del bolsillo bávaro. El cheque desde Stuttgart alcanzó los 2.700 millones y el de Wiesbaden, capital de Hesse, los 1.330 millones de euros”.

Estas transferencias vienen a ser el 0.7% del PIB al que hacía referencia Germà Bel y, como él decía, no tiene que ver con el déficit fiscal calculado en las balanzas fiscales, pero ilustra que estas discusiones también se dan en otros lares a pesar de tener un sistema de financiación que respeta el principio de ordinalidad. Esta discusión ya podía verse en las páginas del Spiegel el 18 de julio de 2012 y en las de The Economist del 27 de octubre de 2012

Y ya para terminar, no está de más recordar que al margen de las restricciones legales que pueda haber o no en Alemania, si en Catalunya se aportara por capacidad (PIB) y se recibiera en función de las necesidades (población), el déficit fiscal catalán se habría situado entorno al 4%. Al fin y al cabo esto es lo que venía a defender CIU con su pacto fiscal.

Anuncios