El déficit público

por Administrador

Otro festival del humor al que asistimos en 2013 fue el de la enésima rebelión a cuenta del reparto del márgen de déficit autorizado por Bruselas entre las CCAA

 En 2011, 10 de las 17 CCAA duplicaron el objetivo de déficit marcado (1,3%)
En 2012, 5 CCAA no cumplieron el objetivo de déficit marcado (1,5%)

Durante el gobierno de Zapatero este déficit (lo que se autoriza a gastar de más recurriendo a endeudamiento) se repartía equitativamente entre las distintas administraciones en función del gasto que representan del conjunto del Estado, lo que en el caso de las CCAA supone un tercio del total. Pero con la llegada al gobierno del PP a finales de 2011 esto cambió y el crupier Montoro se quedó con más margen de déficit, agravando las dificultades de las CCAA para cuadrar sus presupuestos (destinan aproximadamente dos tercios a sanidad y educación), al tiempo que algunos de sus compañeros de partido amagaban con recentralizar competencias transferidas y presentaban a las CCAA ante la UE como las culpables del desaguisado español.

De Guindos culpa a las autonomías en una entrevista de Financial Times
Aguirre quiere devolver las competencias de Justicia al Gobierno central

Aunque es cierto que el gobierno central ha tenido que hacer frente con la crisis a un mayor gasto social (prestaciones por desempleo y pensiones), no es menos cierto que se ha dedicado a centrifugar los ajustes a las CCAA para matar dos pájaros de un tiro: ir más holgada en sus presupuestos y desacreditar a las comunidades para justificar una posible recentralización de competencias.

El déficit asimétrico

Del mismo modo que el márgen que se establece para los distintos paises europeos se hace en función de su situación de partida, en España se propuso hacer lo mismo con las autonomías, porque si hay unas comunidades con un déficit del 4% y otras con uno del 2% y se marca un objetivo para todas del 1%, podrá decirse que el objetivo es igual para todos (simétrico), pero los esfuerzos que van a tener que hacer cada una de ellas no lo va a ser, ya que unas tendrán que hacer unos ajustes del 3% y otras del 1%

Como no podía ser de otra manera, cuando el gobierno central insinúo la posibilidad de establecer un déficit asimétrico –probablemente a propuesta de Catalunya, pero si fue así se cuidó mucho de no hacerlo públicamente- las CCAA cumplidoras salieron raudas como centellas a protestar por el supuesto agravio.

Conviene tener en cuenta que disponer de un mayor márgen de déficit solo supone tener un mayor márgen para endeudarse. Esto significa que si una CCAA decide endeudarse más, lejos de ser un privilegio, esto solo repercute en los ciudadanos de esa comunidad porque son quienes a la larga van a tener que devolver la deuda con sus impuestos. Esta obviedad, que cualquier ciudadano de a pie es capaz de entender sin ser economista, es lo que algunos presidentes autonómicos como Monago parece que no alcanzaron a entender.

El milagro extremeño

Por mucho que Monago alardeara de haber cumplido con el objetivo de déficit reduciéndolo al 0,7%, lo cierto es que además de verse favorecido por un sistema de financiación excesivamente favorable para su comunidad, dispuso de ingresos atípicos sin los cuales habría tenido un déficit similar al de otras comunidades.

“En 2012, Extremadura ingresó 152 millones de euros como resultado de la sentencia favorable del Tribunal Constitucional al impuesto sobre depósitos. Además, durante 2012 Extremadura recibió un ingreso extraordinario de 31 millones por la liquidación de gastos de farmacia del 2002.Sin estos atípicos ingresos, el déficit extremeño hubiese sido cercano al 2,0% del PIB (parecido al resto de las comunidades)” (El Pais 14/5/2013)


RECORTES DE PRENSA

No eran las autonomías

“Ha transcurrido un año de griterío contra las comunidades autónomas (…). Pues bien, han tenido que ser las cifras de cierre del ejercicio 2012 las que desmintiesen la verosimilitud de esa campaña y desvelasen su carácter ideológico, de signo centralista. En efecto, las comunidades han reducido a la mitad su déficit, en un solo año, lo que debiera entrar en los anales de la historia de los esfuerzos colectivos, independientemente del acierto o desacierto en el signo y detalle de los recortes. Mientras, la Administración central aumentó su déficit en tres décimas. Este es un cálculo generoso, pues no incluye el medio punto de 2012 centrifugado a 2013, mediante el retraso de devoluciones fiscales. (…) Los buenos resultados de las autonomías, y el malo del Gobierno, obligaron al ministro de Hacienda a olvidar su habitual papel de hombre de negro y a reconocer los méritos de los demás. (…) El Consejo  (…) apuntó tres líneas de trabajo sensatas. Una, la preparación de un mejor reparto del déficit para 2013, injustamente sesgado contra las comunidades, que ostentan un tercio largo del gasto y apenas un sexto del margen de desvío presupuestario. Dos, la creación de un grupo de trabajo que explore individualizar las sendas de reducción del déficit, lo que molesta a algunos, ignorando que es lo que ocurre en el sistema europeo: mismo objetivo, distintos calendarios acoplados a cada realidad. Y tres, la creación de otro foro para desbrozar la reforma del sistema de financiación autonómica. Quien compare todo ello con las impertinencias, riñas de gallos y desplantes del pasado reciente debe alegrarse de que al menos las cosas no empeoren”. (El Pais 23/3/2013)

Objetivar el déficit

(…) el Gobierno  (…), repartirá mejor el margen de déficit entre las distintas Administraciones, a lo que le instó oficialmente el Parlamento Europeo y le aconsejó la Comisión. A la espera de los datos definitivos, ello se traducirá en que, en vez de acopiar para sí la flexibilidad otorgada por la UE en el calendario de reducción del desequilibrio presupuestario (…) la distribuirá entre todos, atribuyendo a las autonomías un techo medio cercano al 1,8%. (…) La otra novedad es que aplicará un enfoque asimétrico, similar al de la UE: (…) Es una asimetría lógica e indispensable si se quiere que todos lleguen a buen puerto, porque las circunstancias, esfuerzos y puntos de partida de cada territorio no coinciden al milímetro. Ni Finlandia es Francia, ni Euskadi es Asturias.

Algunos barones del partido del Gobierno se incomodan ante este planteamiento. E incorporan al debate presuntos agravios comparativos o dimensiones políticas inconvenientes, a cuenta del debate sobre Cataluña. (…) la impugnación de cualquier mejora para la difícil situación financiera de Cataluña, calificándola de privilegio o de prima para prevenir el independentismo, es (…)  suicida. (…) Nadie debería estropear ahora el resultado (…) en escaramuzas de signo electoralista, a veces trufadas de un sustrato de recelo anticatalán. (…)

El presidente extremeño tendrá difícil repetir sus ingresos atípicos de 2012: debiera manejar con prudencia sus éxitos, sobre todo porque cuenta con la ventaja propia de los receptores netos de flujos de cohesión, europeos y españoles.
(El Pais 15/5/2013)

Predicar con el ejemplo

“El llamado déficit a la carta y sus presuntas discriminaciones, tiene escaso recorrido: en Europa, el mayor margen y el calendario más flexible se otorgan a países incumplidores, como España, no a Finlandia, Luxemburgo o Alemania, que no lo necesitan. La cuestión de fondo estriba más bien en la escasa credibilidad del Gobierno central para ejercer de árbitro en un tema en el que flaquean sus propios resultados. En el primer semestre de 2013 ya ha consumido el margen del 3,8% que se había autootorgado para todo el ejercicio. Y en 2012 fue la Administración menos esforzada en la reducción del déficit. (…) Tenían razones sólidas presidentes como el andaluz y el catalán en demandar un margen autónomico de hasta el 2,2%, un tercio del tope del 6,5% al que Bruselas flexibilizó el guarismo para el conjunto español. Y es que las autonomías representan un tercio del gasto público (…) En el elemento capital del reparto, Hacienda se ha autoatribuido (…) más holgura (el -5,2%) que el año anterior (-5,08%). Lo que lleva a plantear la necesidad de un debate con mayor seriedad”
(El Pais 1/8/2013)

Anuncios